Distribuidora Piolin

Distribuidora Piolín

Artículos de Forrajería y para Mascotas

Como preparar un acuario

El filtro:
El primer accesorio de todo acuario es, por supuesto, el filtro. Para un acuario de este tipo y tamaño, podremos emplear uno interior. El filtro interior tiene bastante más capacidad de depuración de lo que normalmente se le conceden. En realidad tiene tres funciones principales: una física, otra química y otra biológica. Al aspirar el agua a través de la arena, limpia aquélla de las partículas grandes en suspensión que quedan en el sustrato, es una acción mecánica y por tanto es su función física. Además los gases del agua son equilibrados con los atmosférico gracias al aire que se emplea para su funcionamiento y las materias en descomposición son arrastrada hasta el verdadero filtro que es el que forma la capa microorganismo que este tipo de circulación del agua crea en el suelo.
Estas son su función química y biológica. Si pensamos bien en todo este mecanismo llegaremos a la conclusión de que, contrariamente a lo demás de filtros, el filtro interior ha de funcionar lentamente. Sobre todo por dos razones: la primera porque el intercambio de gases entre la agua y las burbujas del filtro o la misma superficie necesita un cierto tiempo, el movimiento rápido, tanto de las burbujas de aire a través del a agua como la superficie de ésta, no lo favorecería.
En segundo lugar el agua y las sustancias orgánicas e inorgánicas que contiene, han de pasar a una velocidad que permita a la capa de microorganismo del fondo efectuar normalmente sus funciones.

Sistema de aireación:
En lo que respecta a la aireación hay que pensar que los peces de agua fría necesitan más oxígeno que los tropicales. Ello se debe, principalmente, a que a medida que aumenta la temperatura del agua disminuye la solubilidad del oxígeno, es decir, la cantidad del gas que se encuentra en el agua, por ello los peces indígenas tan acostumbrado a utilizar más oxígeno que los tropicales.
Es conveniente, por tanto, que el acuario disponga de un difusor o dos que creen una corriente de agua hacia la superficie; como en el caso del filtro, esa corriente desplazará las capas más baja de agua a la superficie, permitiendo una adecuado intercambio de gases en ella. Además hay que tener en cuenta que si existe iluminación artificial las capas superiores de la agua pueden calentarse y con una corriente de agua puede redistribuir mucho mejor la temperatura.
En un acuario de agua fría se puede instalar un aireador hidráulico, sobre todo para las especie que gustan de agua corriente; se trata de un pulverizador de agua, como los utilizados en los grifos doméstico, alimentado por una corriente de agua.

Compresores :
En cuanto a los compresores, puesto que ya hemos dicho que el acuario de agua fría por muchas razones es conveniente que tenga un fuerte movimiento de aire, han de ser mayores que los normales en relación al acuario en el que están instalados. Para un acuario 60 litros, es aconsejable un compresor con un rendimiento de unos 200 litros/hora. Esto no causa ningún problema, porque nuestro peces en general gustan del agua corriente. En realidad, son muy fáciles de montarlo: Basta con llenar un tubo plástico un carbón activo y tapar ambos extremos del tubo con fibra de vidrio, luego se tapa el tubo, con dos tapones de caucho atravesado por un tubo de recogida de aire. Todo ello se coloca entre compresor y la salida del aire y si ha de cambiar la carga de dos a tres veces al año.

La luz
En lo que se refiere a la luz, la luz solar es la más natural; sin embargo el acuario no suele tener más que un poco cuando está en el interior de una casa, por ello es indispensable la iluminación artificial. Para un acuario de 60 litros, se puede utilizar un tubo fluorescente de 15 a 20 W. La Iluminación durará unas 8 horas diarias. La aparición de algas marrones, -indican poca luz- o verde -indica suficiente luz o quizás un poco excesiva- nos permitirá graduar la iluminación.

La climatización

Por último sólo nos queda comentar algo sobre la climatización del acuario. Esta consiste en que el acuario se mantenga a la temperatura deseada. Ello no es tan fácil como a primera vista parece. Es incluso más fácil climatizar un acuario de agua caliente. Las razones son varias: en primer lugar se pueden adquirir sistemas de calefacción adecuados a precios relativamente bajo, pero sistemas de refrigeración es otra cosa. La instalación es compleja y cara y hay que pensar que en el interior de una casa el acuario agua fría estará perfectamente en invierno, pero en verano el agua puede calentarse excesivamente. Como primeras medidas, hay que buscar un lugar de la casa con una temperatura lo más homogénea posible, tanto en verano como en invierno, no situar el acuario cerca de una fuente de calor, jamás exponerlo en una ventana al sol, directamente. Puede situarse frente una ventana con orientación al este. Por supuesto no hay que ponerlo fuera de casa, ya que el verano puede calentarse excesivamente el agua si le da el sol, la masa de la agua es demasiado pequeña para que haya un equilibrio de calor. Una solución a este problema es renovar parcialmente el agua a intervalos regulares lo que es perfectamente posible si el acuario se coloca cerca de unja conducción de agua. Todo ello se ha de prever y solucionar pero no hay que olvidar que para el amateur el mejor aprendizaje lo constituye su propia experiencia a combinar con los medios de que disponga.


Contacto
--

NOMBRE

LOCALIDAD

EMAIL

MENSAJE